Exigen sandieguinos "liberar" al gobierno de EU

A cuatro días de la paralización, advirtieron que los republicanos no pueden "tomar como rehén a todo el gobierno"
Archivo Milenio
(Alexandra Mendoza)

San Diego

“No podemos permitir que una fracción del partido republicano tome como rehén a todo el gobierno”, señaló este viernes un grupo de manifestantes en San Diego.

Reunidos a las afueras de la oficina de la congresista demócrata Susan Davis, en “señal de apoyo, para que siga fuerte con su postura” y pedirle que defienda los intereses de la ciudadanía, cerca de 50 personas pidieron “liberar” al gobierno federal para que miles de trabajadores vuelvan a sus labores.

La doctora Jill Esbenshade de la Universidad de California San Diego (UCSD) señaló que no es democrático que se quiera negociar con la reforma de salud, mejor conocida como Obamacare.

"En una democracia, la gente vota por sus representantes y ellos pasan una ley. No se puede tomar como rehén a un gobierno para frenar una iniciativa que ya fue aprobada por congresistas y la Corte Suprema", dijo.

Asimismo, recalcó que cada día que pasa y no se llega a un acuerdo en Washington, miles de personas están perdiendo empleos, afectando gravemente a la economía.

"Hay muchos servicios que no están recibiendo los ciudadanos, la economía está afectada, 800 mil personas en Estados Unidos no tienen trabajo, más el sector privado que también están viendo pérdidas", expuso.

Personas que iban transitando por la calle mostraron su apoyo a los manifestantes con su claxon, inclusive, algunos residentes se fueron uniendo al grupo.

Belinda Smith, dueña de una empresa de construcción en San Diego, señaló que su negocio se ve perjudicado por esta situación; inclusive se podría ver obligada a despedir cerca de 30 empleados.

“Cuando tenemos problemas económicos tengo que dejarlos ir”, recalcó, “ellos dependen de mi trabajo, yo no quiero despedir a nadie por malas decisiones de nuestros gobernantes que están jugando con nuestra economía”.

Se estima que en San Diego, cerca de 50 mil empleados se han visto afectados hasta ahora, tras el cierre parcial del gobierno federal que iniciara el pasado martes, situación que podría agravarse de no llegar a una resolución pronto.