Exigen familiares investigar muerte de Cruz Marcelino

Abuela del adolescente que bebió droga líquida ya sospechaba que su nieto estaba involucrado en actividades ilícitas
Cruz Marcelino Velázquez
Sus familiares, amigos y quienes lo conocieron recuerdan a Cruz Velázquez como una persona noble y alegre (Cortesía)

Tijuana

La familia de Cruz Marcelino Velázquez Acevedo, un adolescente de 16 años de edad que murió tras ingerir metanfetamina líquida, tenía sospechas de que el estudiante de preparatoria estaba involucrado en actividades ilegales.

Cruz Velázquez falleció en un hospital de San Diego, California, a donde fue trasladado luego de beber la droga que, aseguró, se trataba de jugo, cuando se encontraba en revisión secundaria de la garita de San Ysidro.

La abuela del menor, Constancia Barrios Hernández, quien lo recuerda como a un nieto tranquilo, alegre y acomedido con la familia, reveló que desde unas semanas atrás, Marcelino se comportaba de una manera que consideró extraña, y detalló que hace un mes llegó a la casa con una camioneta que recién se había comprado.

"Le duró muy poco el gusto porque la desaparecieron. Apareció en La Presa enterrada, destrozada... le comenté yo a un hijo mío que tengo más grande, le dije, 'hay focos rojos con esto, ¡escúchame! Quiero que subas y platiques con Cruz, por favor'. Yo dije 'no, no, no, esto no está bien porque ¿de dónde está agarrando dinero?, ¿de dónde?'", lamentó.

Aunque las investigaciones sobre la muerte del adolescente siguen en proceso y no se ha determinado quién le entregó la mercancía ilegal, su familia mantiene la sospecha de que estaba siendo presionado para traficar con droga.

La muerte de Marcelino no sólo tomó por sorpresa a sus familiares, pues sus compañeros de la preparatoria Cobach Siglo XXI recibieron la noticia el martes pasado durante la asamblea general, en la que directivos y alumnos le dedicaron un minuto de silencio.

El prefecto del plantel, Israel Espinoza, recordó al joven, quien también practicaba peleas "vale todo", como un estudiante que jamás dio problemas; la mayor parte del tiempo lo pasaba con su novia y con un grupo de amigos y compañeros de clase.

"Era un joven responsable. Yo lo miraba haciendo tareas, ahí con la novia, tranquilo el joven; hay veces que yo lo miraba en la biblioteca...incluso aquí se realizaban acciones altruistas de llevar a una casa hogar, víveres, comida o ropa y él se ofrecía a llevarlos, como tenía un carro grande", expuso.

La familia de Cruz interpondrá una denuncia ante el Ministerio Público para que inicie una investigación en torno a las actividades del adolescente; la intención, a decir de su abuela, es evitar que otros jóvenes sean cooptados por los grupos criminales.