Terrazas de la Presa, una lección para fraccionadores

Expertos destacaron la importancia de actualizar el reglamento de construcción en la ciudad, así como de hacer todos los estudios pertinentes antes de empezar con edificaciones
Entrevista: Antonio Alfaro - 20 de noviembre 2013 (Milenio Radio)
Entrevista: Aldo Oliva - 20 de noviembre 2013 (Milenio Radio)

Tijuana

Respecto al reciente deslizamiento de tierra suscitado en Terrazas de La Presa, en Tijuana, la semana pasada, el subdirector de Protección Civil de Tijuana, Antonio Alfaro, lo catalogó como un "asunto netamente de desarrollo urbano" que no tuvo un detonante natural.

Refirió que Protección Civil se ha dedicado a la prevención de accidentes, así como de la evaluación inicial de las afectaciones, notificación a los posibles afectados y de promover desalojos y advertencias a quienes se encuentren en riesgo.

Detalló que 3 viviendas en la parte alta de la ladera se perdieron totalmente; éstas y 9 más se encuentran en alerta roja, presentando daños severos, y se les sugiere la evacuación inmediata a sus ocupantes.

Se amplió el radio de prevención, por lo que seis casas más, ubicadas en los márgenes de la ladera, se encuentran en alerta amarilla preventiva, mientras que algunas casas móviles se pudieron rescatar.

El subdirector refirió que hay varios factores que intervinieron en este desastre. Uno de ellos es la amplia diversidad topográfica del suelo en Tijuana.

Afirmó que el desarrollador en cuestión cuenta con todos los permisos y cumple con los estudios requeridos, así como con los lineamientos establecidos en el Reglamento de Construcción de la ciudad.

Sin embargo destacó que éste data de 1974 y está "importado" de la Ciudad de México y creado para sus suelos, por lo que está "por debajo de la realidad de Tijuana".

Alfaro refirió que verificar cómo se realizaron las construcciones es competencia de la Dirección de Administración Urbana, y no de Protección Civil, organismo que tampoco tiene facultades para ordenar una evacuación forzada, afirmó.

Comentó que la Dirección sólo puede emitir su consejo, pero la decisión es propia, asegurando que la gente opta por salirse cuando los daños empeoran.

Destacó la importancia de una evaluación profesional antes de una construcción o de adquirir un terreno. Aclaró que Protección Civil no cobra por este servicio pero sí tiene saturada la agenda al respecto, por lo que recomendó acudir con ingenieros civiles o geotecnistas para que realicen estudios de estabilidad de las laderas y determinen si es factible la inversión.

Por su parte, Aldo Oliva, ingeniero civil especialista en geotecnia de la Universidad de las Californias, refirió que desde un día después del movimiento, el 14 de noviembre, se realiza un estudio en la zona para identificar el mecanismo de rotura.

Oliva participa en el estudio promovido por la fraccionadora Frasa, el cual ya ha enviado algunas muestras al laboratorio, pero el estudio continúa, afirmó.

Comentó que han podido descubrir que el movimiento se detonó en la parte baja del talud, debido a una capa fina de arcilla y materiales que acumulan humedad, lo que ocasiona que la parte alta, que es de relleno, quede sin compresión y se mueva.

Detalló que no hay una fuga clara de agua pero sí hay presencia de humedad acumulada con el paso de los años.

Añadió que Tijuana es una zona de mucha microsismicidad, algo que le hace mucho daño al terreno de manera silenciosa.

Oliva comentó que los sucesos recientes en Terrazas de la Presa servirán como experiencia para que los estudios se hagan previamente a las construcciones o remoldeo de laderas.

Asimismo, recomendó la creación de una normativa rigurosa para cortes y excavaciones en laderas.

Abundó que actualmente Frasa trabaja "de manera quirúrgica", con mucho cuidado en la zona afectada, donde se ocupan de descargar el terreno en las zonas conflictivas y descargar las presiones a la zona baja, para lo que estarán operando varios días a tiempo completo.

Añadió que no hay solución definitiva, debido a que posterior a la descarga, se evaluarán los riesgos de cada vivienda individualmente; sin embargo, mencionó que la empresa constructora ya emitió algunas propuestas de reubicación a los residentes.