Estremece a reos partida de Madre Antonia

Todavía ayer, internos de la tercera edad de la penitenciaría de Tijuana recibieron la visita de la madre Antonia Brenner; aseguran que seguirán sus consejos

Tijuana

Cuando Saúl Maqueda salga de la penitenciaría de La Mesa, obedecerá puntualmente los consejos que todavía ayer le daba la madre Antonia Brenner: portarse bien, hacer el bien.

El fue uno de los últimos reos que fueron visitados por la religiosa el día de ayer, en el área de la Tercera Edad y sorprendido, asegura que todavía ayer la madre Antonia compartía con ellos, les "daba su jalón de orejas" y hasta la regaló una camiseta gris en buen estado.

"Todos los martes los esperábamos con gusto porque es el día que venía a visitarnos, ahora no sabemos qué va a pasar...ojalá que Dios la reciba, que la bendiga, la perdone y a nosotros que no nos abandone", expresó el hombre de 62 años, acusado de pollero y quien, a 11 meses de encarcelado, sigue sin saber qué pasará con su proceso.

El ánimo que se vive en la penitenciaría de Tijuana es de tristeza. Los custodios cuestionan sobre el fallecimiento de una religiosa que por más de 30 años acudió a hacer labor social en la "Peni".

Se espera un homenaje póstumo en las instalaciones para inicios de la próxima semana: "es lo menos que podemos hacer después de todo lo que ella nos ayudó", reconoce el director del Cereso.