Espera arzobispo que Íñiguez explique exoneración al “Chapo”

Rafael Rommo Muñoz confió que en que el cardenal de Guadalajara tendrá motivos suficientes para desvincular a "El Chapo" del asesinato de Posadas Ocampo.

Tijuana

Luego de que el cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, exonera tanto al grupo encabezado por Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera y al de los Arellano Félix del homicidio del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo -ocurrido el 9 de 1998- el arzobispo de Tijuana, Rafael Romo Muñoz, refirió que espera que el purpurado explique a la iglesia católica sus motivos para desvincular a los capos de dicho crimen.

Aunque no detalló más sobre el tema, consideró que Sandoval Iñiguez ha seguido de cerca el caso, el cual ha sido un referente importante para la iglesia, por lo que confió que en que el cardenal tendrá motivos suficientes para desvincular a "El Chapo" del asesinato de Posadas Ocampo.

"El cardenal Sandoval tuvo mucho que ver en esto porque el desde el comienzo ha estado luchando en tratar de aclarar el asunto. Ahora, si los exonera, pues es posición suya. Naturalmente que desde nosotros, pues tiene que haber una atención a lo que él hace y seguramente en abril, que tendremos nuestra reunión de todos años de los obispos, pues él nos dará una explicación del porqué"

Reiteró que este caso ha sido de gran impacto para la congregación católica, por lo que ha pedido que se haga público el seguimiento del homicidio, sin embargo aunque espera conocer el porqué de la exoneración, reconoció que Sandoval Íñiguez no está obligado a hacerlo.

Romo Muñoz consideró que aun cuando se deslinde por completo a "El Chapo" de las investigaciones del asesinato de Posadas Ocampo, es necesario que las autoridades den el seguimiento puntual a su captura y resuelvan los crímenes que se le imputan.

Después de la detención de Joaquín El Chapo Guzmán, el pasado sábado, el cardenal Juan Sandoval Íñiguez 'exoneró' tanto al grupo encabezado por El Chapo como al de los Arellano Félix.

Descartó que El Chapo aporte nuevas pruebas a pesar de que asegura que "él sabe cómo estuvieron las cosas. No creo que quiera hablar y si quiere hablar, no creo que quiera hablar más de lo que dijo Benjamín Arellano Félix el 15 de abril de 2011".

Juan Jesús Posadas Ocampo fue asesinado el 24 de mayo de 1993 en el Aeropuerto de Guadalajara. Existen dos versiones de su muerte: una de ellas es que miembros del cártel de los Beltrán Leyva -organización delictiva establecida en Sinaloa- abrieron fuego contra el vehículo en el que se encontraba el arzobispo al creer que en él estaba El Chapo, a quien pretendían matar.