Empresa de bajacaliforniano podría proveer drones al Ayuntamiento

Jordi Muñoz reveló que está en pláticas con el alcalde electo de Tijuana, quien confirmó su interés en aprovechar estos artefactos que se fabrican en la región Tijuana-SD

Tijuana

Aviones no tripulados, equipados con alta tecnología, vigilarán la ciudad durante la próxima administración municipal.

Cámaras de largo alcance, que captarán imágenes en casos específicos y en sitios de difícil acceso, integran el equipo desarrollado por la compañía 3D Robotics, fundada por el bajacaliforniano Jordi Muñoz y su socio Chris Anderson.

Muñoz, de 27 años, reveló que está en pláticas con el presidente municipal electo de Tijuana, Jorge Astiazarán, quien confirmó su interés en aprovechar estos artefactos que se fabrican en la región Tijuana-San Diego.

"Él quiere ahorita utilizar estos drones especialmente de la compañía de nosotros porque somos 'tijuaneros', y va a crear el primer equipo únicamente dedicado a seguridad para volar drones y seguridad municipal, todo ese tipo de incidentes, esa es una aplicación muy común: seguridad...”, expresó.

El modelo de avión no tripulado que se contempla comprar tiene un costo promedio de 700 dólares y hasta el momento no está claro cuántos de estos artefactos comprará el nuevo Ayuntamiento de la ciudad.

El joven empresario, quien inició la compañía hace cinco años, precisó que el uso de estos artefactos está regulado en Estados Unidos, contrario a lo que sucede en México, donde la legislación no los contempla.

"En Estados Unidos sí, no puedes tener usos comerciales con ellos, los puedes usar como hobby. Un niño puede volar uno en su casa pero no puede usarlo de manera comercial. En México no hay regulación y en otros países tampoco", expuso.

En Estados Unidos, esta tecnología debe respetar las leyes de privacidad para poder utilizarse.

"Tiene regulaciones que aplica a cualquier avión de control remoto. Por ejemplo, no puedes volar cerca de dos millas, no puedes volar en propiedad privada, no puedes volar más alto de 400 pies ni cerca de un aeropuerto. Si te mantienes en esos parámetros, no debes tener ningún problema", explicó.

Jordi Muñoz destacó que estos aviones, que por lo regular pesan alrededor de un kilo, pueden volar “tan alto que no se alcanzan a ver”, con tiempo de vuelo de 10 a 15 minutos, que es lo que dura la batería.

Además, estima que en un futuro no muy lejano, serán aprovechados en actividades cotidianas por todos los sectores de la sociedad.