Elvira Arellano exige liberación de familias que se entregaron a las autoridades

La activista mexicana se comprometió a luchar por el resto de los inmigrantes que formaron parte del movimiento “Bring Them Home”.
Elvira Arellano exige liberación de familias que se entregaron a las autoridades
Elvira Arellano exige liberación de familias que se entregaron a las autoridades (Alexandra Mendoza)

San Diego

Horas después de que fuera liberada, la activista mexicana Elvira Arellano, participó en una protesta a las afueras de la Corte Federal de San Diego, donde exigió la liberación de familias y jóvenes indocumentados que al igual que ella, se entregaron a las autoridades de inmigración.

Alrededor de 150 personas del movimiento "Bring Them Home", que llegaron a la frontera para solicitar asilo político o visas humanitarias, permanecen en centros de detención, a la espera de saber si podrán permanecer en el país o serán deportados a México.

Acompañada de sus hijos, Saúl de 15 años y Emiliano de apenas cuatro meses, la activista hizo un llamado a líderes electos para que apoyen a inmigrantes cuyo único deseo es regresar al país que consideran su casa.

"Vamos a luchar para que estas familias regresen a casa, yo voy a estar aquí hasta que regresen a casa, es mi compromiso, yo estoy con ellas desde que llegaron a Tijuana, las familias tienen fe en que congresistas mandarán cartas para frenar sus deportaciones."

Junto a Elvira, otra mujer fue liberada este jueves, por lo que suman tres personas que han adquirido un permiso para permanecer en Estados Unidos.

Mónica, cruzó el pasado martes y solicitó una visa humanitaria para regresar a Arizona junto a sus hijos que son ciudadanos americanos. Dos días después fue liberada con un permiso de seis meses y deberá presentarse en la Corte para pelear su caso.

La inmigrante mexicana se unió a esta protesta, que calificó como el inicio de una reforma migratoria.

"Estamos aquí pidiendo al presidente Obama que se compadezca de todas estas personas, por todas las leyes antiinmigrantes que están haciendo. No somos delincuentes, lo único que queremos es la oportunidad de trabajar y tener una vida más digna."

La madre del mexicano Jorge Narvaez, es una de las tantas mujeres que continúa recluida en un centro de detención, a la espera de una determinación por parte de las autoridades federales.

"Estamos todos aquí en solidaridad con todos, para tratar de retornar a las familias, estamos cansados, ya tenemos años así, sufriendo, ver a mi mamá enferma, deprimida, cansada, estamos cansados de ver a tantas familias separadas."