EU suspende uso de drones en la frontera; activistas piden sea permanente

Critican costo y peligros de utilizar aviones no tripulados en comunidades fronterizas
Drones
Drones

San Diego

El gobierno de Estados Unidos suspendió este martes la operación de aviones no tripulados en la frontera, luego de que uno de ellos registrara una falla mecánica que derivó en que fuera derribado intencionalmente.

Como medida de precaución, el resto de la flotilla de drones, cuyo costo supera los 15 millones de dólares cada uno, se mantendrán en tierra, confirmó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza a través de su cuenta de Twitter.

El incidente causó la inconformidad de grupos defensores de los derechos humanos en San Diego. Pedro Ríos, director del Comité de Amigos Americanos calificó este programa de costoso, además que representa un peligro para las comunidades fronterizas.

"Si el avión no tripulado estuviera en un lugar con más población y no hubiera tenido un lugar dónde estrellarse, ¿qué hubiera hecho la agencia fronteriza?, es mucho riesgo el usar estos drones especialmente cuando hay fallas técnicas, aparte que cuestan mucho dinero."

Estados Unidos cuenta con nueve aviones no tripulados que son utilizados para captar imágenes y detectar movimientos de tierra, como una estrategia para frenar el cruce de indocumentados.

El activista denunció el hecho de que CBP ha contemplado adquirir más unidades para su flotilla, al considerar que este programa de seguridad no ha cumplido con su objetivo.

"Es un programa que no sirve su propósito, cuando el número de personas que están capturando de acuerdo a sus propias estadísticas, es menos del uno por ciento de todas las personas que son detenidas cruzando la frontera sin documentos. La recomendación sería que la suspensión de este programa fuera permanente y que usen ese dinero mejor para revitalizar comunidades fronterizas y no generar proyectos que ponen en riesgo la vida de las personas y no respetan los derechos constitucionales."

Todavía se desconoce la causa del fallo mecánico que derivó en que operadores del avión tipo Predator optaran por estrellarlo en la costa de San Diego.

La Guardia Costera envió embarcaciones para recoger los escombros del avión que era controlado desde Texas.

Mientras tanto aún se desconoce cuándo volverán a operar estos drones.