Drones no deben volar sobre personas

Pesan entre 1 y 1 ½ kilos y están hechos de metal; podrían dañar a alguien al caer

Tijuana

Las reglas internacionales sobre el uso de drones señalan que no deben volar sobre personas; podrían ser peligrosos y no se recomiendan para supervisar manifestaciones.

Esto lo advirtió en entrevista para Milenio Radio, Guillermo Romero, gerente de 3D Robotics en México, la empresa que fabrica los aviones no tripulados considerados por el presidente municipal electo Jorge Astiazarán para la vigilancia de Tijuana.

El también presidente de la asociación civil Drones de México explicó las características de los aparatos que podría usar el próximo Ayuntamiento de Tijuana: cuestan entre 1 mil y 10 mil dólares, miden alrededor de un metro de envergadura, pueden volar entre 15 y 40 minutos, pesan entre 1 y 1 ½ kilos, pueden estar hechos de hule espuma, para ser inofensivos, o de metal y aluminio, pero estos últimos sí podrían dañar a alguien al caer.

Refirió que los drones se han utilizado mucho tiempo en actividades de seguridad y en la guerra. Los drones que se comercializan actualmente utilizan la misma tecnología pero ya es más barata y los civiles tienen acceso a ella.

Romero expresó que la situación de los drones toca temas delicados en materia de privacidad y seguridad, y abren una brecha nueva en temas que se tienen que discutir y regular. “No hay prohibición, es zona gris”, refirió.

Comentó que los aviones no tripulados, o drones, no solo pueden utilizarse en tareas de seguridad y vigilancia, sino pueden tener uso comercial, para ampliar mercados y crear nuevos empleos, así como un uso en comunicación, tomando fotografías aéreas.

Además, expresó que se pudieran usar en labores de rescate, por Bomberos, en censos y actividades para la ciencia.