Detecta INAH movimiento de tierra en supuesta fosa clandestina

Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia obtuvieron los primeros resultados en la búsqueda de restos humanos que realizan desde el jueves en una colonia de Tijuana
Investigadores del INAH y de la Seido reinician la búsqueda de desaparecidos en Tijuana
Investigadores del INAH y de la Seido reinician la búsqueda de desaparecidos en Tijuana (Cortesía/Margarito Martínez)

Tijuana

Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) detectaron movimiento bajo tierra en diez puntos de un predio localizado en una colonia al sur de Tijuana, como parte del rastreo de cuerpos en una presunta fosa clandestina, informó el presidente de Unidos por los Desaparecidos de Baja California, Fernando Ocegueda.

El operativo de búsqueda, que inició la tarde del miércoles a petición de familiares de personas desaparecidas, es coordinado por cerca de 30 agentes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación contra la Delincuencia Organizada (Seido).

Ocegueda Flores detalló que desde el miércoles realizaron las detecciones de movimiento de tierra, por lo que este jueves iniciaron con los trabajos de excavación.

"En el año 2007, todo ésto estaba repartido por células (criminales), estaban encargadas otras personas, entonces, si hubo un secuestro o una ejecución en esta área no se lo iban a llevar a Santiago Meza (alias el Pozolero) para atravesar toda la ciudad con cuerpos allá hasta la -colonia- Maclovio Rojas, no resultaba lógico, entonces... eligieron este lugar como cementerio clandestino".

Esta es la primera ocasión en que personal del INAH participa en este tipo de acciones en Tijuana, aunque en otros estados como Nuevo León y Coahuila, ya han trabajado con resultados positivos para las familias que buscan a sus muertos.

En enero pasado, las autoridades federales hicieron excavaciones en otro punto de ese mismo predio ubicado en la colonia Lomas Encantadas, que colinda con el municipio de Rosarito, sin que se obtuvieran resultados.

De acuerdo con la confesión de personas detenidas y ligadas con el crimen organizado, estiman que en este sitio podrían encontrarse los cuerpos de 30 personas que habrían sido asesinadas durante la época de mayor violencia en la ciudad, entre 2007 y 2010.