Descarta Profepa en BC incumplimiento de protocolos

El delegado de la Profepa en Baja California descartó que para el traslado de este equipo radiactivo, el IMSS o la empresa transportista tuvieran que notificar a Semarnat.

Tijuana

Si el cabezal con Cobalto 60 no se desarmó, no representa peligro y en todo caso, se cumplieron con los protocolo de deposición y traslado de material radiactivo que salió de una clínica del IMSS en Tijuana el 27 de noviembre y que fue localizada esta tarde, tras ser robado.

El delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en Baja California, Gustavo Almaraz Montaño, explicó que tuvo información del robo del material a través de los medios de comunicación y es que el IMSS o la empresa que trasladaba el material no están obligados a notificar a Profepa ni a Semarnat de estos movimientos.

"En este caso, seguramente si movieron la máquina completa, a lo mejor no lo consideraron como residuo peligroso", agregó.

Y es que se da por entendido que estas empresas transportistas de residuos peligrosos cuentan con sus permisos expedidos por la Semarnat y cumplen con las normas nacionales para este tipo de tratamientos.

"Ellos deben de cumplir lo que marca la ley en cuanto a las medidas que debe de tomar, en el caso de si fuera a disponer la máquina, él debe contar con una bitácora y a la hora que llega a la disposición final, de hacerle saber al Instituto... ellos tienen que tener un permiso de Semarnat...", aclaró Almaraz Montaño.

El delegado de Profepa en Baja California añadió que durante el periodo que lleva al frente de la dependencia federal, no ha tenido reporte o levantado actas por malos manejos de residuos peligrosos.

Detalló que la Profepa sólo detecta estos casos cuando realiza operativos, visitas sorpresa a las empresas donde embarcan estos residuos peligrosos o a través de las denuncias, pero en ningún caso se ha visto involucrado el IMSS.