Derrumbe en carretera de Ensenada, por ineficiencia federal: Ruffo

El senador panista consideró que es tiempo de que el estado administre la vialidad y criticó a la Federación por permitir el tránsito en un área que presenta problemas desde hace décadas
Entrevista: Ernesto Ruffo - 2 de enero de 2014 (Milenio Radio)

Tijuana

El senador panista Ernesto Ruffo Appel acusó a la administración pública federal, en particular a Caminos y Puentes Federales (Capufe), de ineficiencia y falta de interés respecto a la situación de la carretera escénica Tijuana-Ensenada, que el pasado 28 de diciembre se colapsó en un tramo de 300 metros de longitud por 30 de profundidad.

En entrevista por Milenio Radio, el senador de Acción Nacional criticó que la autoridad federal dejó a los bajacalifornianos correr un riesgo innecesario al permitir el tránsito por el área que estaba a punto de hundirse.

"Qué bueno que no se perdieron vidas, pero sí le va a perjudicar a la economía", dijo, y recordó que en 1976, apenas dos años después de su inauguración por el entonces presidente del país, Luis Echeverría Álvarez, la carretera registró un hundimiento similar al de diciembre pasado en el mismo punto, el kilómetro 93.

Consideró que "a lo mejor es el momento de que el estado se quede con la administración" y que las cuotas dejen de beneficiar sólo al centro del país. Expuso que el problema es una consecuencia del centralismo, porque en el centro del país "ni les preocupa Baja California" y "sólo les importa subirle a la tarifa" más arriba de la inflación.

Para una posible transferencia de administración deben hacer estudios para demostrar que es posible, dijo, y citó el ejemplo de la carretera de La Rumorosa como un caso de éxito de carretera operada por el estado.

Reveló que a raíz del colapso, el secretario de Desarrollo Económico de Baja California, Carlo Bonfante Olache, mencionó la necesidad de solicitar la administración de la escénica, para lo que propuso hacer un estudio económico-financiero de la vialidad.

Después de la construcción se calculaban 20 años para que el gobierno federal amortizara la inversión, así que consideró que es tiempo de que sea propiedad del estado, y recordó que en su gestión como gobernador de Baja California de 1989 a 1995, él convocó a los alcaldes de Tijuana y Ensenada a tomar las casetas de peaje, pero no pudieron concluirlo porque el Ejército Mexicano llegó antes que ellos.

Ruffo Appel refirió que la solución del derrumbe compete directamente al Ejecutivo federal, debido a que es propiedad de Capufe, pero que la intervención directa y la apertura para negociar del gobernador del estado podrían traer cambios en la forma de operar.

Asimismo, expresó que el Senado analizará, revisará y hará sugerencias al Ejecutivo federal a que tome mayor responsabilidad en la materia.