Denuncian negligencia en HGT; niegan atención y muere bebé en vientre

El 20 de octubre de 2012, Dayane acudió al Hospital General de TJ para una cesárea de emergencia; médico le negó la atención porque no era 'necesaria'; la bebé murió por la madrugada en el vientre

Tijuana

A más de un año de que Dayane Zamayoa denunció una presunta negligencia médica por parte del Hospital General de Tijuana (HGT), que asegura ocasionó la muerte de su bebé en el vientre, aún está en espera de recibir justicia por parte de las autoridades.

Aunque levantó una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) e incluso la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) emitió una recomendación a quien en ese momento ocupó el cargo como secretario de Salud en la entidad, José Guadalupe Bustamante Moreno, acusó que su caso continúa impune.

Acompañada de personal de la PDH, acudió a la Procuraduría de Justicia del estado a levantar su denuncia ya que inicialmente se le negó el recurso. Después, acudió reiteradamente a la dependencia para conocer el seguimiento de su caso; sin embargo no tuvo respuesta, ya que el personal se limitaba a responder que "se encontraban solicitando el expediente clínico", pese a que la denuncia se generó en diciembre de 2012.

Además, Dayane presentó su queja ante la Comisión de Arbitraje Médico de Baja California (CAME) -acéfala desde 1 de enero del presente por falta de titular-, organismo encargado de brindar apoyo para resolver conflictos derivados de una presunta mala atención médica. No pudieron ayudarla, argumentando que no atendían ese tipo de casos.

"Vine aquí, tuvieron una semana mi caso y a la semana me dijeron que ellos no podían hacer nada, que porque cuando hay muerte ellos no pueden hacer nada. Ellos sancionan a los médicos pero cuando no hay muerte y que no me podían ayudar. De ahí me fui a la Procuraduría, no me quisieron recibir la denuncia que porque ahí no se hacen denuncias de negligencias médicas. Incluso me dijo la muchacha que ahí debería estar registrada la muerte de su hija y me buscó y nunca que encontró el expediente porque no estaba. Yo me vine muy decepcionada de la Procuraduría y le digo a mi esposo que no podemos hacer nada porque no podemos poner la denuncia", lamentó.

El 20 de octubre de 2012, Dayane acudió al HGT luego de que un ginecólogo particular le indicara que debía realizarse una cesárea de emergencia ya que no tenía líquido amniótico; ya rebasaba las 40 semanas de embarazo.

Al llegar al inmueble fue recibida por el médico Alejandro Guizar Martínez, quien pese a que revisó el ultrasonido donde se especificaba la premura de realizar la operación, le negó la atención, argumentando que no era necesaria; durante esa madrugada, la bebé murió en el vientre.

"En la madrugada a mí me pegó mucho escalofríos, así como un sueño intenso, como un frío, que fue cuando se me murió mi hija. En la mañana me fui de regreso a Urgencias y llego y está ese doctor y me dijo '¿qué pasa, no se le oye el corazón a su bebé?' y fue cuando me asusté y le dije 'pero yo vine ayer y usted no me hizo caso'. Me voy como loca contra él y le digo 'yo vine ayer. ¿Pr qué se burló? Ya se me murió mi hija'. 'Cálmese, esas cosas pasan,' me dijo", relató.

Tras lo ocurrido, Dayane no sólo debe enfrentar la pérdida de su hija. Además, debido al parto que le indujeron en el hospital para sacar el cuerpo de la pequeña, le lesionaron el nervio ciático de la espalda, daños que hasta la fecha le impiden sentarse sin dolor.

Manifestó que espera que las autoridades retomen el caso y confieran responsabilidades a Alejandro Guizar Martínez, quien, asegura, es el responsable de la muerte de su bebé.

"Falta que las autoridades, que la Procuraduría, se muevan y cumplan con su trabajo. Que le pongan atención a mi caso y lo resuelvan. Porque no iba a gastar nada de él, es del estado, era hacerme una cesárea, no era dinero de su bolsa. Él no sabe el dolor tan grande que me ocasionó a mí, tanto físico como psicológicamente, el no sabe lo que todavía en mi casa sufrimos", expresó.