Denuncian intento de invasión en Ruta del Vino

El desarrollo habitacional campestre “Olivares” comprende la construcción de condominios de cuatro pisos en un área natural con más de 100 mil árboles de olivo

Ensenada

Vecinos y empresarios vinicultores de Ensenada denuncian un intento de construir viviendas y desarrollos turísticos en la Ruta del Vino sin haber cambiado el uso de suelo y pese a un déficit de agua.

Acusan que el proyecto, impulsado por una constructora privada con el supuesto apoyo de funcionarios de primer nivel del gobierno municipal, no fue consultado por la población y afectaría la actividad productora de vinos y la imagen de la ruta, famosa a nivel mundial.

El desarrollo habitacional campestre “Olivares”, cuyos terrenos se venden en diferentes sitios de internet, comprende la construcción de condominios de cuatro pisos en un área natural con más de 100 mil árboles de olivo.

Hugo D'Acosta López, presidente de la Asociación de Vitivinicultores de Baja California, dijo que, de cambiar el uso de suelo de agrícola a turístico-residencial, se afectaría 70 por ciento del área que en este momento está destinada a la siembra de uva para producción de vino.

Además de que se sabe que hay constructoras interesadas en desarrollar más de 5 mil viviendas de interés social.

“Afortunadamente muchos de los productores dormimos en el Valle, entonces podemos decir lo que significa estar expuestos a una agresividad de este tipo...va a sufrir Ensenada, porque tiene ligada mucha hoy su economía alrededor de los valles vitivinícolas, va a sufrir Baja California y va a sufrir México”, expuso.

El pasado miércoles, el alcalde Enrique Pelayo Torres, a través de Copladem, pidió que se llevara a cabo una consulta pública para modificar el programa de ordenamiento de la Ruta del Vino; convocaron dos días antes y solo invitaron a 13 personas que estaban condicionadas a que, si no asistían, se asumiría que estaban de acuerdo con los cambios.

Estas acciones molestaron al gremio vinicultor, quienes hicieron presencia en la primera de las tres consultas que se realizara el pasado miércoles; pidieron a las autoridades una explicación.

A esta consulta, los pobladores de los ejidos en el valle no fueron invitados, según manifestó José Guadalupe García, residente de El Porvenir y profesor de educación secundaria, quien relató los problemas de abastecimiento de agua que viven las familias en esa zona.

“Me acabo de enterar hoy exactamente, hoy...no se nos avisó y ustedes acaban de ver que no se presentó nadie, solo nosotros dos de aquí del poblado. Pues miren, para empezar, como no tenemos agua ellos nos quitarían un poco de agua, además de la tranquilidad que hay en este pueblo”, mencionó.

La siguiente consulta se programó para el 25 y 26 de octubre, y para dicha fecha los afectados dijeron que buscarán que los residentes del Valle estén presentes para conocer los pormenores.