Denuncian agresiones policiacas contra comunidad transgénero

Después de que autoridades en Tijuana acordaron con organizaciones civiles en la ciudad no acosar más a esta comunidad, hasta el momento no han cumplido.

Tijuana

En menos de un mes, Bárbara ha sido golpeada, humillada y detenida en al menos dos ocasiones por policías municipales; en su última detención los agentes la detuvieron frente a su domicilio y le dieron una descarga de choques eléctricos, por no mostrar una identificación.

Es integrante de la comunidad transgénero de Tijuana que ha pensado en solicitar asilo a Estados Unidos, pero teme denunciar los abusos porque sería blanco de represalias que la hacen temer por su vida.

Bárbara, decidió dejar de trabajar y de salir a la calle para evitar ser detenida nuevamente. Cuando no tiene dinero, acostumbraba a ir al Desayunador del Padre Chava, un refugio en la zona centro en el que regalan comida, pero también dejó de hacerlo.

“Yo dejé de ir porque me encontré a los policías sirviendo ahí, de civiles claro, se burlaron de mí y fue el último día que yo fui al desayunador del padre Chava, y dije: ¡Ya no quiero encontrarlos, ya no quiero encontrarlos ahí! ¡Los odio tanto ellos me odian a mí como yo los odio a ellos! No los quiero encontrar frente a mí”.

A pesar de que en agosto pasado, el jefe de la policía en la Zona Centro, había acordado con activistas del Centro Binacional de Derechos Humanos (CBDH) sensibilizar a los elementos de la corporación, las agresiones en contra de la comunidad transgénero continúan.

En 2012 presentaron 29 quejas en el organismo por agresiones contra esa población.

Bárbara asegura, que el precio de su tranquilidad cuesta 200 pesos, cantidad que deben pagar a los policías para que las dejen en paz; las faltas, supuestamente cometidas, van desde la prostitución, no contar con identificación o caminar en la vía pública vestidas de mujer.

El director del centro binacional, Víctor Clark Alfaro señaló que autoridades policiacas, se habían comprometido mantener en el área de mujeres a las transgénero, pero no cumplieron.

“Yo he visto eso por muchos años, entonces los ponían en fila y los desvistían para esculcarlos, pero entre esos detenidos usualmente van transgéneros. Entonces imagínate, en medio de todos los detenidos un transgénero que le digan ‘quítese toda la ropa, con brasier y todo’ y de repente te desnudan pues ya se imaginan en griterío y manoseo de custodios y hasta detenidos. Después de ahí los metían a una celda en la sección de hombres”.

En lo que va de 2013, la Unión LGBTI de Tijuana ha organizado tres jornadas de sensibilización para policías municipales, con la intención de disminuir las agresiones contra su comunidad.