Declaran nulo parte del juicio en contra de líderes de “Los Palillos”

La próxima semana iniciará la fase de sentencia para determinar si los dos mexicanos enfrentan pena de muerte

San Diego

Un juez de San Diego declaró juicio nulo en siete cargos pendientes por homicidio, secuestro y robo en contra de los líderes del grupo delictivo Los Palillos y será la próxima semana cuando inicie el proceso para determinar si enfrentan pena de muerte.

Jorge Rojas López y su lugarteniente Juan Estrada González, ambos de 34 años, fueron hallados culpables de cuatro y seis asesinatos respectivamente el pasado jueves, por lo que podrían ser sentenciados a la pena máxima.

El juicio en su contra se extendió por espacio de un año, tiempo en el cual se llamó a 250 testigos a declarar, por lo que es considerado uno de los procesos legales más largos en la historia de San Diego, señaló Jesse Navarro, vocero de la Fiscalía.

"Estos casos nunca se habían visto aquí en San Diego, los veíamos por desgracia en México, pero estos individuos se vinieron de Baja California, se formaron, se organizaron y continuaron secuestrando, torturando y asesinando a personas que estaban conectados con ellos y también personas inocentes."

En 2008, ambos fueron declarados culpables por secuestro y condenados a cadena perpetua, aunque ahora, la Fiscalía de San Diego pide pena de muerte por sus crímenes, que incluyen tortura e intento de asesinato a un policía, además que disolvían los cuerpos de sus víctimas en ácido.

Tras meses de deliberación, un jurado no pudo llegar a un veredicto en siete alegatos, incluyendo cinco homicidios en contra del líder de la organización criminal y ante el estancamiento, el juez David Rubin declaró nulidad.

La fase de sentencia en contra de ambos iniciará la próxima semana, donde el mismo jurado decidirá si los dos mexicanos enfrentan pena de muerte o cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

"Los Palillos" iniciaron operaciones en 2002, luego de que el Cartel Arellano Félix asesinara al hermano de Jorge Rojas López. A raíz de ello, tanto él como otros sicarios formaron el grupo criminal que asesinaba y secuestraba en territorio norteamericano.