Transportaban a inmigrantes en avión privado

Tres personas operaban una red de tráfico de indocumentados;  cobraban hasta 10 mil dólares por cruzar a personas a través de un hoyo en la barda fronteriza y ya en EU los trasladaban por aire
Frontera
(Especial)

San Diego

Tres personas se declararon culpables ante la Corte de San Diego, por operar una red de tráfico de indocumentados, en la cual, cruzaban a personas a través de un hoyo en la barda internacional y una vez en Estados Unidos, los transportaban en avión privado para evitar retenes de la Patrulla Fronteriza.

Philip y su esposa Roselia Kubeck, además de Earl Allen aceptaron cargos el pasado viernes ante el juez David Bartick, por conspiración para ingresar, albergar y transportar inmigrantes para ganancias financieras, confirmó la Fiscalía Federal del Distrito Sur de California.

El grupo utilizaba un baño cerca del edificio de Aduanas en Mexicali, en el cual había un hoyo por el cual se cruzaba a personas indocumentadas, señalan documentos oficiales.

Una vez en territorio norteamericano, eran llevados a una casa en El Centro, California y posteriormente, transportados a Los Ángeles en un avioneta privada.

Earl Allen aceptó que operaba la vivienda en la cual se albergaba a inmigrantes, además que los transportaba hasta el aeropuerto en Imperial County, mientras que Philip Kubeck era el piloto del avión. Su esposa, aceptó que coordinaba los vuelos y el tiempo que cada persona permanecía en la casa.

Personas indocumentadas pagaban cerca de 10 mil dólares para cruzar hacia Estados Unidos de esta manera.

El juez fijó el 21 de abril como el día en que se dictará sentencia, la cual podría ser de máximo cinco años en prisión y tres más en libertad condicional, además de una multa de 250 mil dólares.