Congresistas de SD se “quitan” el sueldo durante el cierre de gobierno

Al menos cuatro de cinco legisladores han decidido solidarizarse con el resto de los empleados federales

San Diego

Al menos cuatro de cinco congresistas de San Diego han decidido donar o retener su sueldo durante el cierre parcial de gobierno, así lo han manifestado a través de comunicados o redes sociales.

La demócrata Susan Davis informó que ha solicitado no recibir sus cheques “hasta que el cierre haya terminado”.

“A pesar de que la constitución dice que legisladores deben recibir pago, es justo que miembros del Congreso como empleados federales que somos compartamos esta dificultad con quienes han sido afectados”, dijo.

Scott Peters, del mismo partido, señaló en su portal oficial que donará su sueldo a causas caritativas mientras ocurre la crisis.

“San Diego tiene muchos empleados federales cuyo pago ha sido retenido debido a que el Congreso ha fallado en hacer su trabajo”, reconoció.

El congresista se comprometió a “hacer todo lo posible” por solucionar esta problemática, agregando que como gesto de solidaridad “se rehusará a recibir pago”.

El republicano Darrell Issa, señalado por un reporte como el congresista más rico de Washington, informó además que su oficina en San Diego se mantendrá abierta durante el cierre de gobierno para seguir ofreciendo servicios a la comunidad.

Aunque no ha emitido un comunicado de manera oficial, se sabe que el congresista habitualmente dona su sueldo a distintas causas.

Por su parte, un vocero del congresista republicano Duncan Hunter Jr. señaló que también suspenderá su pago hasta que se resuelva la situación.

Hasta el momento, el único en no dar su postura sobre su pago es el congresista demócrata Juan Vargas, representante de la zona fronteriza de San Diego.

Mediante un comunicado de prensa, el integrante del Congreso norteamericano dijo estar decepcionado de que el partido republicano haya orillado a esta situación, enfatizando que la prioridad debe ser “aprobar un presupuesto y seguir financiando al gobierno de manera responsable”.

El cierre parcial de gobierno cumple este martes una semana, y dentro del cual se estima que 800 mil trabajadores federales se han visto afectados en sus pagos.