Colapso de Escénica trastocó a pobladores y empresas de Ensenada

Hubo un antes y un después para empresarios turísticos de la zona del derrumbe y para los pobladores de la Misión y comerciantes en la carretera Libre

Ensenada

El hundimiento de la carretera escénica Tijuana-Ensenada trastocó las actividades en la autopista y la carretera libre que se convirtió en un camino alterno. Campos turísticos presentan pérdidas totales porque se desalojó la zona hasta nuevo aviso, mientras que residentes de poblados aledaños, evitan salir de sus casas por temor a ser atropellados.

La carretera libre que va de San Miguel a La Misión es de dos carriles, sin acotamiento, ni paradores de descanso y nulos servicios de emergencia. Antes del colapso su tráfico era moderado, ahora se desvían casi 2 mil vehículos diarios que antes transitaban por la escénica.

La mayor afectación son los tractocamiones, que son lentos y llevan tras ellos docenas de autos que impactan la circulación y actividades en los poblados de El Tigre y La Misión.

El área para acampar Saldamando, ubicada a la orilla del mar en plena zona del derrumbe está cerrado. Su concesionario es el estadounidense Jorge Saldamando, quien lleva más de 50 años administrando el campamento asentado cerca de la zona federal.

Por ahora Salamando teme que las obras no concluyan para el verano, cuando miles de turistas, la mayoría estadounidenses jubilados, acampan o instalan su casa rodante para quedarse por semanas o meses.

"Ojalá que vayan a reparar la carretera porque sin carretera no podemos hacer nada. Ojalá que se pueda reparar más pronto que se pueda y no estar cerrado. No sé por qué no trabajan 24 horas siete días para arreglarla; porque dice el secretario de la SCT tienen bastante dinero, para arreglar más rápido", mencionó.

En las mismas condiciones está el campo turístico Salsipuedes, a unos dos kilómetros del derrumbe e incluso proyectos más grandes como Cuatro Cuatros; un desarrollo de casi mil hectáreas con viñedos, hotel boutique de cabañas, restaurantes y club hípico.

Víctor Ocaña, director de construcción del proyecto dice que a diferencia de los campos turísticos de la escénica, su concepto es de calma y desde el derrumbe el silencio y aire puro, ya no existen.

El hotel está construido de una membrana sintética semejante a una casa de campaña, que lo hace susceptible al ruido generado por el tráfico de la carretera libre.

"El volumen vehicular que circulaba por la autopista tuvo que ser desviado y que ahora lo tenemos aquí básicamente en la puerta de nuestro desarrollo, nos ha afectado negativamente aquí como puedes ver tenemos ya establecido un hotel con 14 habitaciones, y los huéspedes se quejan de exceso de ruido que los camiones pasan con el escape abierto, el tránsito igual es mayor en esta zona para llegar les cuesta un poco más de trabajo, también a nuestros trabajadores que viven del otro lado de la carretera", explicó.

Tráfico en La Misión es una amenaza

En Cuatro Cuatros trabajan 50 empleados de quienes 30 viven en La Misión y otros 20 en El Tigre; se trasladan en transporte público o caminando, y el aumento de vehículos por la carretera libre se ha vuelto para ellos un riesgo, lo mismo viven los residentes de ambos poblados.

"También a nuestros trabajadores que viven del otro lado de la carretera se vuelve un peligro, ellos también tienen niños, sí hay el temor de que vaya a ocurrir un accidente mayor".

A cambio de no dar su nombre, la dueña de la tienda La Misión expresó que la rutina de las familias en la zona cambió por completo y que desde el día del incidente prefieren quedarse en sus casas.

"Pasaban así, que no te daban chance de nada, entonces la gente hasta, incluso caminando, no quiere pasar para acá, porque dicen, es que hay mucho tráfico y no me dejan pasar tengo que durar buen rato para pasar. Ahorita ya se calmó un poquito pero sábado y domingo como que calma las ventas porque la gente no quiere pasar por el tráfico incluso la gente que no sabe mucho manejar mejor ni sale por lo mismo, mejor tratan de quedarse".

El presidente del Comisariado Ejidal de La Misión, Jesús Arellano, dijo que los pobladores viven a la defensiva porque el tránsito que se registra es excesivo.

La delegación decidió cancelar la Fiesta de la Misión, por seguridad de los pobladores. A pesar de que esta celebración tenía más de 34 años de organizarse, este año la suspendieron por temor a que se registre algún accidente.

El gobernador Francisco Vega de Lamadrid y el presidente municipal, Gilberto Hirata Chico, tuvieron un encuentro privado el pasado lunes donde trataron la problemática generada por el derrumbe en la autopista.

Al concluir la reunión, Vega de Lamadrid, se comprometió a intensificar las gestiones realizadas ante la SCT a fin de reducir el plazo establecido para la restitución del tramo afectado, que está previsto para último trimestre del 2014, e indicó que se revisará la posibilidad de habilitar un tramo de desviación provisional para vehículos ligeros en la misma zona afectada.