Cerca de 30 mil niños son explotados por el crimen organizado en México

El Estado mexicano carece de políticas que garanticen el desarrollo y la seguridad de los niños entre el clima de violencia que se ha reproducido en el país, consideró experto

Tijuana

Entre 25 y 30 mil adolescentes de entre 15 y 17 años son utilizados por el crimen organizado, principalmente como mensajeros -también conocidos como "halcones"-, trasiego de drogas, llamados "mulas" y, en menor proporción, como sicarios.

Juan Martín Pérez García, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), advirtió, durante la novena edición de "La Infancia cuenta en México 2013", que el Estado no garantiza el desarrollo y la seguridad de los niños entre el clima de violencia que se ha reproducido en todo el país.

"Podemos calcular que entre 25 mil y 30 mil adolescentes están siendo víctimas de "narco explotación". El Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas, recomendó a México en marzo 2011, que tenía que crear programas de desvinculación para los chicos y las chicas que estuvieran de alguna manera insertos en los grupos armados estatales, darles una opción de salida y de incorporación a la vida social sin ser tratados como delincuentes".

Pérez García advirtió que las autoridades mexicanas mantienen en la opacidad información sobre los niños del país; la estadística en relación a menores asesinados, detenidos por delitos federales o en situación de pobreza, es incompleta.

El director de la Redim, señaló que el gobierno aplica programas y políticas públicas que no atienden el problema de raíz, porque desconocen la realidad a la que se está enfrentando.

Otro foco de atención para los adolescentes en México, es el tema de los embarazos a temprana edad; Pérez García, detalló que una de cada 20 menores de entre 15 y 17 años, ya fue madre en al menos una ocasión.

"El que una chica adolescente esté embarazada, el hospital hace lo propio, pero no se articula con el sistema de educación para saber si esa niña sigue en al escuela; no se articula con el sistema judicial para saber si tiene una aportación alimentaria, esta fragmentación del estado lo que hace es que aunque tengamos un programa fantástico de las escuelas decirles "no te embaraces" porque afectas tu desarrollo, es aventarles piedras al aire porque no va a cambiar nada".