Casetas en 'freeway' 5 no afectarán tránsito; no se han establecido cobros

El director de Proyectos Fronterizos de la GSA afirmó que los puntos de inspección que se instalarán en la autopista interestatal no perjudicarán el tránsito y darán seguridad a los agentes
Más cierres en la interestatal en dirección a El Chaparral
(Alexandra Mendoza)

Tijuana

Como parte de la fase 3 de expansión de la garita de San Ysidro, para la cual recientemente se aprobó un presupuesto de 226 millones de dólares, se instalarán casetas de revisión para agentes estadounidenses en la autopista interestatal (freeway) 5, antes de cruzar a Tijuana por la garita El Chaparral.

En entrevista para Milenio Radio, el director de Proyectos Fronterizos de la Administración General de Servicios (GSA, por sus siglas en inglés), Ramón Riesgo, descartó que –hasta el momento- haya planes de establecer cobros para agilizar el paso por este punto. "Nada se ha concretado, no hay una posición oficial sobre eso", comentó.

Asimismo, consideró que estas casetas no implican un cambio significativo para el tránsito, pues los agentes ya realizaban estas revisiones. Lo que ha cambiado es que se les otorgará a las agencias federales la infraestructura para realizarlas cuando las consideren necesarias, indicó.

"La idea es que sea más seguro el proceso y sea más ágil", expuso, y consideró que por la falta de infraestructura, este tipo de revisiones es, en ocasiones "improvisado"; las casetas otorgarían a los agentes "el espacio y la seguridad necesaria", apuntó.

Riesgo comentó que además de la conexión de la autopista 5 con la garita y la instalación de casetas de inspección, la fase 3 trae varios elementos muy importantes, ya que la conexión a El Chaparral libera los 8 carriles antiguos en dirección sur, a la altura de la Puerta México, los cuales cambiarán de dirección, posibilitando que haya entre 32 y 34 carriles hacia el norte.

Para la expansión de la garita de San Ysidro se proyectó un presupuesto de 737 millones, por eso se dividió en tres etapas.

La primera consiste en la expansión de carriles; "vamos muy bien en tiempos", expresó Riesgo, quien previó que la obra esté lista en agosto de 2014, tras agilizar algunos aspectos, ya que se preveía finalizar en 2015.

La que inicialmente era considerada como la tercera fase del proyecto cambió a fase 2, adelantándose su inicio por las obras en El Chaparral. Ramón Riesgo comentó que una vez que se depositen los fondos para la obra, iniciará el concurso de licitación y la compra de predios que se tienen que adquirir para hacer la conexión de la autopista.

"Si todo sale bien y no hay sorpresa" se podrá iniciar con esta fase a finales de 2014, dijo. Asimismo, refirió que para la fase 3 (anteriormente fase 2) se gestionarán los recursos en 2015.

También detalló que con recursos que surgieron de la fase 1 del proyecto se está desarrollando un nuevo cruce peatonal en ambas direcciones a la altura de la avenida Virginia , cuya construcción también iniciará este año.

Además, habló de la garita Otay 2, donde se cobraría peaje por cruzar a Estados Unidos. Refirió que es una iniciativa de los gobiernos locales y que la concesión en el lado estadunidense es manejada por la Asociación de Gobiernos de San Diego (Sandag, por sus siglas en inglés) y por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en México.

Refirió que así como la expansión de la garita de San Ysidro, este proyecto también es grande y ambicioso y está dividido en tres etapas; está pendiente una serie de estudios financieros que van a dictar cómo se va a hacer y recuperar la inversión.