Capufe niega negligencia; “nosotros sabíamos del riesgo”

Aseguran que cerraron a tiempo la carretera escénica Tijuana-Ensenada antes de que se registraran daños más severos y pérdidas humanas por el derrumbe

Tijuana

Autoridades de Caminos y Puentes Federales (Capufe) negaron que hubieran cometido negligencia al no cerrar la carretera escénica Tijuana-Ensenada que colapsó el sábado pasado por la madrugada, y aseguran que no fue una sorpresa el hundimiento pues conocían las condiciones de esa vialidad.

A unos días de que se acelerara el hundimiento, la carretera federal se derrumbó en ambos sentidos el 28 de diciembre, situación que generó preocupación de diversos sectores por las afectaciones económicas, que estiman son millonarias y por las que acusan a Capufe de negligencia al no atender las advertencias.

El director de Infraestructura Carretera de Capufe, Mauricio Sánchez Woodworth, sostuvo que fueron los sismos del 27 y 28 de diciembre, ocurridos en el poblado de Vicente Guerrero, al sur del municipio, los que terminaron por derrumbar 300 metros de largo y 30 de profundidad del kilómetro 93 de esa carretera.

"No teníamos que ser advertidos...todas las horas de la semana, todos los días tenemos un equipo monitoreando esa falla y ese trabajo (...) ¡Y estamos conscientes de que estamos atendiendo y de que hay asentamientos! Y estábamos conscientes de que se habían acelerado, y estábamos conscientes y hemos traído gentes (sic)...y tenemos un protocolo de qué tenemos que hacer y de cuándo debemos cerrar la carretera", explicó.

Sánchez detalló que ordenaron cerrar la carretera alrededor de las 3 de la mañana del sábado -tan sólo tres horas después de que detectaron la aceleración del hundimiento- que según el monitoreo de Capufe, inició exactamente a los 00:12 horas de ese día.

El funcionario estimó que en aproximadamente 10 días tendrán detalles sobre las afectaciones y las propuestas para habilitar la carretera federal, pero adelantó que el diseño de un nuevo trazo sería mucho más costoso que simplemente reconstruir en la misma zona.

La delegada de Capufe región Noroeste, Rosa Maria Castañeda Guadiana, reveló que el jueves pasado convocaron a una reunión extraordinaria ante lo delicado de la situación, en la que estuvo presente personal de la dependencia federal, Sedena, la Marina, Protección Civil del estado y Ensenada.

"Solamente estábamos tan conscientes de lo que estaba ocurriendo que desde el jueves, desde el día 26, se hizo una reunión previa, se citó urgentemente a los diferentes niveles de gobierno para ver un programa en caso de una contigencia. El viernes se citó a sitio y ya era algo que sabíamos que estaba avanzando un poco más acelerado de los que se estaba dando", dijo.

Castañeda Guadiana señaló que el cierre oportuno de la carretera fue lo que evitó pérdidas humanas pero, sobre el caso del chofer de un camión que transitaba cuando ocurrió el hundimiento, dijo que fue él quien decidió esperar a salir de la unidad a tiempo.

Días antes, el alcalde de Ensenada, Gilberto Hirata Chico, externó su preocupación por las condiciones de inseguridad de la la carretera escénica y sostuvo que autoridades de Capufe ignoraron sus advertencias.