Ayuntamiento no es “ombligo del universo” debe transparentar proyecto

Tijuana

La sobreexplotación del 26 por ciento del agua del Valle de Guadalupe en Ensenada, es su mayor problema y antes de pensar en nuevos proyectos en esa zona primero deben solucionar los que ya existen; las autoridades "no deben de hacer las cosas a ocurrencias", advirtió la investigadora del Colef, Gabriela Muñoz Meléndez.

La investigadora del Departamento de Estudios Urbanos y del Medio Ambiente del Colef, explicó que con trabajos bien sustentados existen muchos proyectos que podrían funcionar en el Valle de Guadalupe, pero hasta que no haya un programa para resolver la falta de agua no tienen futuro.

"No podemos estar a los caprichos del gobierno municipal que venga, tenemos que planear a futuro ¿Qué vamos a hacer? (...) O que lo demuestren que traigan el manifiesto de impacto ambiental y que demuestren que no sólo no están afectado a la población sino que la está beneficiando (...) No somos el ombligo del universo".

Al respecto de construir un desarrollo inmobiliario en la Ruta del Vino, Muñoz Meléndez advirtió que el error del gobierno ha sido no transparentar sus planes con los habitantes, quienes serían los primeros afectados al cambiar la vocación de la tierra.

Descartó que el proyectos de la desaladora que pretenden construir en Ensenada pueda resolver el desabasto de agua y explicó, que una posible solución podría ser reciclar el líquido como lo hace Tijuana.

El jueves por la noche el Cabildo de Ensenada aprobó el reglamento de la Ruta del Vino, ubicado en ese poblado, sin el consentimiento de los habitantes, quienes estuvieron presentes en la sesión para evitar que se realizarán cambios de uso de suelo.