Asesta Federación doble K.O. a la posibilidad de una vivienda

No será tan fácil recibir un subsidio de gobierno para una “vivienda digna”, porque las que están en venta en Tijuana no cumplen los requisitos que pide la Federación
Archivo Milenio
(Milenio)

Tijuana

Adquirir una vivienda será más difícil: no sólo entrará en vigor una nueva Política Nacional de Vivienda que se desfasa con los “nuevos polos de desarrollo” que se impulsan desde pasadas administraciones en Tijuana, sino que la reforma hacendaria que pretende gravar esta transacción deja fuera de la jugada a los compradores y a las desarrolladoras.

[b]Febrero de 2013:[/b] Enrique Peña Nieto presenta su Política Nacional de Vivienda que implica una casa digna: de al menos 38 metros cuadrados, dos recámaras y dentro de la mancha urbana.

Los créditos y subsidios se otorgarán sólo si se cumplen estas nuevas características, que no presentan las viviendas que ya están construidas y listas para habitar. Y las que cumplen con los lineamientos de Peña Nieto, no están al alcance del interesado en una casa de interés social.

[b]Septiembre de 2013:[/b] Enrique Peña Nieto presenta su iniciativa de reforma hacendaria que propone gravar la compra o arrendamiento de una casa de 0 a 16 por ciento de Impuesto Sobre Valor Agregado (IVA), adicional al Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 32 por ciento si la persona física tiene un ingreso anual de 500 mil pesos o más, o de lo contrario, seguirá con un tributo del 30 por ciento.

Para el secretario de Desarrollo Económico de Tijuana, Miguel Velasco Bustamante, si no se consensúan ambas medidas, la industria inmobiliaria se vendrá abajo, lo mismo que la economía de la frontera. Y es que tan sólo en 2012, este sector generó el 40 por ciento de las inversiones.

“La nueva política de vivienda va a otorgar estímulos a la vivienda de interés social que se construya dentro de la mancha urbana porque es la que tiene la infraestructura. En teoría tendría menor costo que desarrollar nuevas áreas alejadas de la población, ¿entonces qué va a pasar con las empresas que ya tienen reserva adquirida rumbo a la carretera a Tecate, como Valle de las Palmas, Valle Redondo? ¿Qué va a pasar con esos desarrollos que ya tenían progreso? Si se suspenden esas inversiones tendrá un impacto negativo en la región”, explicó.

Aunque la iniciativa privada, gobierno estatal, municipal y legisladores de oposición muestran rechazo a ambas medidas, para el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Jorge Carlos Ramírez Marín, todo es para bien de la vivienda digna.

Esta Política Nacional de Vivienda choca con la implementada por Felipe Calderón y que privilegió extender los asentamientos a la periferia, acercándose a una zona metropolitana, pero el titular de la Sedatu aseguró que hay tiempo para que la industria inmobiliaria haga los cambios que tenga que hacer.

¿El tiempo de prórroga? Hasta 24 meses, corriendo desde febrero pasado.

“No vamos a estar sujetando a caprichos esa política de vivienda federal. Discutimos esas reglas, publicamos esas reglas y vamos a hacerlas cumplir a partir del 2014, para que el 2015 entre en vigor esas reglas…”, dijo.

Mientras que Jorge Carlos Ramírez, titular de Sedatu, insiste en que esta discontinuidad en las políticas de vivienda no afectará a la ciudadanía, lo cierto es que sí tendrán un impacto negativo.

Los créditos o subsidios a la persona que quiera una vivienda sólo podrá recibirlos si la casa cumple con las características que pide la nueva política federal: dentro de la mancha urbana y de ciertas dimensiones, viviendas que no existen a precios asequibles en Tijuana.

Raúl Valenzuela, jefe de producción de Geo Alpha, empresa dedicada a la manufactura de casas para GEO y que cerró operaciones desde agosto, refirió que este cambio de políticas augura más cierres como el que hoy enfrentan. Lo mismo, casas abandonadas y personas sin posibilidad de un hogar propio.

“Como trabajador si tienes un salario mínimo o menos ya no recibirían un apoyo de gobierno por nuestra vivienda en Valle de las Palmas porque ya no está dentro del casco; dimensiones también, piden viviendas de dos recámaras para acceder a un apoyo, nosotros tenemos de una y de dos, pero se empata con el problema de que estamos fuera de la ciudad”, expuso.

El Consejo Estatal de Profesionales Inmobiliarios de Baja California calcula que con la reforma hacendaria se dejarán de invertir 3 mil millones de pesos en el sector inmobiliario en Baja California, pero todavía falta que sea votada por la Cámara Baja, a finales de octubre.

Para la Política Nacional de Vivienda, que recortará la posibilidad de obtener un subsidio a la población en general, la fecha fatal está fijada para el 2015.

Durante este tiempo, la inversión por este rubro se congelará, lo mismo que la compra de casas, generando un daño en cascada, de acuerdo con Miguel Velasco Bustamante, secretario de Desarrollo Económico: sin fuertes inversiones, generación de empleo, hasta el pago de impuesto predial.

“Mientras se ponen de acuerdo, va a haber un efecto recesivo. No veremos a corto plazo las grandes inversiones en esa área hasta que se defina ese tema y la reforma hacendaria, que ahorita está a discusión. Las comisiones deberán considerar el efecto de la frontera, es una baja general, toda la economía está relacionada en el efecto cascada”, dijo.