Aumento al salario mínimo en SD podría decidirse en Cabildo y no en las urnas

El incremento a 13.09 dólares por hora podría definirse sin necesidad del voto de la comunidad
Salario mínimo
(Alexandra Mendoza)

San Diego

El aumento al salario mínimo en San Diego podría darse sin necesidad de llegar a las urnas en noviembre.

Con tres votos a favor y uno en contra, este miércoles el Comité de Desarrollo Económico y Relaciones Intergubernamentales aprobaron que tanto el regidor Todd Gloria como el fiscal municipal analicen la opción de que la decisión sea tomada en Cabildo.

Decenas de personas mostraron su postura ante la posibilidad de que el salario mínimo aumente a 13 dólares en los próximos tres años, una medida que busca ayudar a familias trabajadoras.

La afluencia fue tan grande, que se tuvo que pedir que algunos simpatizantes a la propuesta salieran de la sala y siguieran la audiencia por televisión en otras habitaciones.

El regidor David Álvarez propuso la posibilidad de que la iniciativa no sea presentada en la boleta electoral.

"Va a haber una audiencia más en comité el 11 de junio y después de eso va a Cabildo. Ahí es donde se decide si lo vamos a mandar a un voto en la elección de noviembre o si lo aprobamos como una ley municipal", expuso.

Un grupo de comerciantes manifestó su inconformidad ante la incertidumbre de cómo les podría afectar el hecho de tener que aumentar el salario mínimo a sus trabajadores.

Posturas a favor, como la de Adriana Jasso del Comité de Amigos Americanos, argumentan que una familia no puede vivir dignamente con los salarios actuales.

"Sabemos que San Diego se destaca como una de las ciudades más caras de todo el país. El costo de vida entra en particularidades como alquiler, comida, gasolina; entonces, partiendo de ese punto de referencia, obviamente vemos familias que se ven obligadas a tener dos o tres empleos", comentó.

Sobre la preocupación del sector comercial, Norma Rodríguez, del Centro de Iniciativas Políticas, señaló que se tienen fundamentos para garantizar que no habría impacto en la economía, ya que otras ciudades como San Francisco han aumentado el salario de trabajadores sin tener un efecto negativo.

"La idea es que los trabajadores, cuando están en tiempos difíciles y no les alcanza, tengan ahora un dinero extra, que ellos lo van a invertir en la economía local, lo que va a ayudar a negocios y a la comunidad en San Diego. Por ello es que la realidad es que esto no daña a negocios", dijo.