Alza al IVA costará 48 millones de pesos a Tijuana

Para 2014 se estima un déficit presupuestal de poco más de 108 mdp, de los cuales 40% es producto de la homologación del IVA; el alcade propone un plan de austeridad para hacerle frente

Tijuana

Alrededor de un 40 por ciento del déficit presupuestal que padecerá Tijuana el próximo año será producto del gasto adicional por la homologación del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA).

Este lunes, el alcalde Jorge Astiazarán Orcí presentó el proyecto de Ley de Ingresos de Tijuana ante el Congreso del estado: 4 mil 810 millones de pesos que, empatado con los 4 mil 919 que se prevén gastar para el próximo año, darían un déficit de más de 108 millones.

"Hay que tomar en cuenta que de este déficit de 108 millones, estamos contemplando un aumento por IVA de 48 millones de pesos, por lo que tendríamos un déficit real de 60 millones; no obstante, me referiré a las medidas planteadas para superar dicho déficit por un considerable margen", dijo.

Para hacer frente a este déficit presupuestal, anunció un plan de austeridad que contempla la desaparición de 347 plazas de empleados de confianza, la reducción en un 40 por ciento de los viáticos no indispensables para funcionarios y la limitación en suministro de gasolina a los automóviles de empleados del Ayuntamiento. La reducción de salarios no está dentro del plan.

"No únicamente los funcionarios tendrán más carga de trabajo sino que sus ingresos reales disminuirán...toda vez que los gastos de las partidas reducidas saldrán de sus bolsillos para cumplir sus funciones, es decir, llamadas telefónicas, traslados locales, usos de vehículos y combustible para cuestiones propias de sus funciones saldrán de sus propios ingresos. Esta es una medida como reducción salarial", explicó.

Este plan de austeridad dará como resultado un ahorro de 137 millones de pesos nada más por reducción de personal, 13.8 millones por limitar el mantenimiento de vehículos a funcionarios, 15.5 millones de pesos en combustible y hasta 5 millones menos por reducir el presupuesto para el rubro de "recepciones y celebraciones" en un 60 por ciento.