Agregan 'una gota' de agua a Baja California

La presa "Las Auras" en Tecate, actualmente en construcción, será una de las cinco que existan en el estado para abastecer a los tres millones de habitantes
Presa Las Auras
(Sidue)

Tijuana

Baja California contará con cinco presas operando, una vez que inicie funciones la presa Las Auras; el agua proveniente del Río Colorado no se contempla llevar a Ensenada, municipio que registra sequía.

Una presa en el puerto, otra en Mexicali y dos en Tijuana son hasta el momento las únicas que proveen de agua a más de tres millones de pobladores en la entidad fronteriza, que crece a diario por la migración. Las dos en Tijuana también proveen a Playas de Rosarito.

La necesidad de contar con un depósito para mantener este recurso en caso de que haga falta, nació en Tijuana hace 70 años con la creación de la presa Abelardo L. Rodríguez, la más antigua del estado.

Aunque ya no cubre las necesidades actuales y presenta problemas por sus siete décadas de existencia, para el titular de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del estado (Sidue), Manuel Guevara Morales, se trata de una buena infraestructura y no se contemplan cambios en la edificación.

"La Abelardo L. Rodríguez sí funciona pero tiene problemas de azolve, pero la presa es para Tijuana una bendición. Sí se llena, le caben 100 millones de metros cúbicos. ¿A dólar?", apunta.

En tanto, en Ensenada, la presa Emilio López Zamora es la única y resulta insuficiente para abastecer a los casi 467 mil habitantes, debido a la sequía que se registra en esa ciudad.

No obstante, el gobierno del estado no contempla la creación de otra presa en el puerto, a pesar de la falta de agua.

Guevara Morales argumentó que por sus condiciones climáticas, sería poco "rentable" la construcción de este tipo de inmuebles y sólo se quedará –por el momento- con una.

"Lo que pasa es que en Ensenada no hay agua de lluvia, entonces tenemos que tener o pozos o desalación o acueductos; lo que pasa es que las inversiones son muy altas y pueden pasar 20 años y no se llena (la presa)", argumenta.

Para atenuar la sequía en Ensenada, el gobierno del estado optó por construir un acueducto con valor de mil 800 millones de pesos, para que lleve agua reciclada desde Tijuana; primero será utilizada para uso agrícola y después habitacional.

La escasez también afectó en Tecate a partir de 2010, cuando el terremoto en Mexicali dañó el acueducto que abastecía de agua a sus más de 100 mil habitantes.

A un año y medio del inicio de lo que será la primera presa en Tecate, "Las Auras", la infraestructura está prácticamente lista para operar.

La capacidad de cinco millones de metros cúbicos permitirá que durante al menos un año -seis meses en caso de contingencia- la población tenga agua, explica el delegado de la Sidue en Tijuana, Gabriel Arvizu Loyola.

"Está ahí la preocupación por parte de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tecate (Cespte) de que se empiece el llenado de la presa para tener agua almacenada en caso de que se presente una contingencia, que haga falta agua en Tecate", dijo.

Después de décadas de pensar en un proyecto para Tecate, por fin se dio el paso que está a punto de concretarse, recuerda el funcionario.

"Recuerdo que en 1993 hubo precipitaciones muy importantes aquí en la ciudad de Tijuana; se empezó a inundar toda la Zona del Río. Yo recuerdo que por instrucciones del presidente de la república en turno –Carlos Salinas de Gortari- que la inversión que se iba a hacer en Las Auras se suspendiera y se invirtiera para rescatar la ciudad de Tijuana", narra.

La situación es distinta para la capital del estado, Mexicali, que se abastece del Río Colorado.

A pesar de no tener escasez de agua, recibirá a través de la Presa Morelos en Algodones, 130 millones de metros cúbicos adicionales, para restaurar el ecosistema del delta del río, como parte de un convenio entre México y Estados Unidos.

Las autoridades comentan que el abasto de agua para Baja California está controlado, a pesar de la sequía que hay en Ensenada.