• Regístrate
Estás leyendo: Pumas CU y su compromiso con México después del 19-S
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 10:06 Hoy

Pumas CU y su compromiso con México después del 19-S

A un año del 19-S

Liderados por su coach Otto Becerril y el ex capitán Abraham Herrera, el equipo de futbol americano reflejó los valores de la UNAM y fue uno de los conjuntos deportivos más activos durante el desastre natural
Publicidad
Publicidad

El 19 de septiembre de 2017, México vivió un momento de crisis cuando el sismo de 7.1 afectó el centro y sur del país, derribó varios edificios y causó estragos en la capital mexicana y muchas otras localidades en Morelos, Puebla y el Estado de México, las cuales se sumaron a los daños que Chiapas y Oaxaca ya tenían desde el terremoto de inicios de ese mes. 

Ante esta situación, el deporte nacional no fue indiferente y unió a los atletas y los ciudadanos, dispuestos a ayudar a sus compatriotas como voluntarios, con Pumas CU como uno de los grupos deportivos más activos.   

Reflejando los valores de la Universidad Nacional Autónoma de México y su compromiso por servir a la comunidad, jugadores del equipo de futbol americano estudiantil conformaron brigadas de apoyo desde el primer día, apoyando en las zonas afectadas. 

“Nosotros estábamos entrenando cuando ocurrió el sismo. Inmediatamente muchos de los jugadores nos enteramos de los primeros daños y nos dirigimos al multifamiliar de Tlalpan (una de las edificaciones más afectadas) para apoyar en las labores de rescate”, declaró Abraham Herrera, quien fuera ala defensiva y capitán del equipo el año pasado, durante una entrevista con La Afición el 24 de septiembre de 2017, cinco días después de que ocurrió el desastre natural. 

La situación obligó al conjunto a organizarse en redes sociales para convocar a la comunidad universitaria y reunir toda la ayuda posible, desde la recolección de víveres en el centro de acopio instalado en el Estadio Olímpico Universitario, así como los jugadores más fuertes apoyando a los rescatistas en las zonas de desastre.   

“La reunión fue en el Olímpico y de ahí nos distribuimos por grupos. El primer día algunos fueron a San Gregorio Atlapulco (Xochimilco) y otro más pequeño nos lanzamos para el Colegio Rébsamen, donde había niños atrapados. Inclusive algunos de mis compañeros se lanzaron a Morelos, zonas de difícil acceso a las que el apoyo que ha llegado es muy poco”, señaló el defensivo, asegurando que muchos jugadores estuvieron muy activos, incluyendo al entrenador en jefe Otto Becerril, quien estuvo ayudando casi todos los días. 

Inclusive se dedicaron a contactar a los capitanes de otros equipos de futbol americano para conseguir más ayuda, como los Frailes del Tepeyac, que removieron escombros en un edificio de Lindavista.   

“Sabemos el poder de llamado que tiene Pumas CU, su compromiso con la sociedad y la necesidad que tendrían estas personas en los próximos meses, por lo que era importante no olvidarlas y apoyar”, culminó.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.